Se acerca uno de los últimos puentes del año, así que en vez de quedarte tirado en la cama porque el dinero no llega para hacer un gran viaje, os proponemos 7 destinos que puedes realizar en coche “made in Spain” para que aproveches como se merece estos días.

Una visita por Sevilla con una temperatura agradable.

Que “la lluvia en Sevilla es una maravilla” es un refrán que ha dado la vuelta al mundo. En los últimos años, cada vez un número mayor de viajeros confirman que, efectivamente, esta magnífica ciudad andaluza mejora con el frío. Te sugerimos que no te pierdas los belenes ni los comercios engalanados para la ocasión. Asimismo, para evitar colas innecesarias o disgustos de última hora, es recomendable que reserves tus entradas de forma anticipada para ver La Giralda,  la famosa Catedral de Sevilla.

Lo mejor es que en diciembre, la temperatura media oscila entre los 15 y los 18 grados. Un clima muy agradable para hacer turismo y disfrutar de las terrazas a cualquier hora del día (¡mucho mejor que en verano cuando los termómetros alcanzan los 40 grados!).

Y porque no nos acercamos a la Capital

Será por las luces de Navidad, pero en diciembre la capital de España tiene un aire muy especial. Una opción estupenda el Puente de Diciembre y disfrutar al máximo de Madrid durante estos días de vacaciones: teatro, museos, gastronomía, talleres… La lista de actividades para hacer siempre es larga y la temperatura acompaña: 10 grados de media, para no pasar calor ni mucho frío.

Y lo mejor es que tampoco importa el tiempo que haga, porque en Madrid acertarás seguro. Si hace sol: mercadillos al aire libre, si llueve: de exposiciones y restaurantes.

Disfrutar de los deportes de invierno en Granada.

En apenas 13.000 kilómetros cuadrados de extensión, la provincia de Granada atesora una inimaginable cantidad y variedad de atractivos turísticos: la alhambra, uno de los monumentos más visitados de España y uno de los más bellos del mundo; una de las mejores estaciones de esquí de Europa se encuentra en Sierra Nevada; y, apenas a 75 minutos en coche, se puede cambiar la nieve por las playas de la Costa Tropical, que disfruta de agradables temperaturas durante todo el año.

La estación de esquí de Sierra Nevada se encuentra apenas a 32 kilómetros de la ciudad de Granada. Sus 103 kilómetros de pistas y las magníficas infraestructuras turísticas y equipamientos deportivos la convierten en una de las mejores estaciones  invernales de España. Lo mejor es que siempre podrás bajar a Granada capital, Pocas ciudades existen en el mundo con una historia tan densa, tan plural y tan bien reflejada en sus calles y monumentos. 

Salamanca, una visita ideal para todo el año.

Una de las ciudades que se pueden visitar en cualquier momento del año es Salamanca. Pero sobre todo es su gran cantidad de monumentos y su gastronomía lo que atrae a gente de todas partes del mundo.

Una ciudad hermosa, con un legado monumental e histórico relevante, bien cuidada y brillante, sobre todo en sus horas mágicas; el atardecer y el amanecer, cuando el sol convierte la piedra de Villamayor en oro. Una ciudad sabia, foco de saber y de conocimiento, con una de las universidades más antiguas de Europa y referencia para las americanas. 

Un lugar donde comer es un arte

Pero si hay un lugar donde comer se ha convertido en arte esa es San Sebastián, un lugar que pese a que en estas fechas seguro que tendrás que llevar el paraguas. Podrás resguardarte en alguno de sus cientos de bares de pintxos.

La Parte Vieja registra uno de los más altos índices de bares por metro cuadrado del mundo y es el lugar ideal para callejear, tomar unos txikitos o potes, unos zuritos (dosis similares de cerveza), o unos vasos de txakoli, alternando la bebida con los pintxos de todos los colores y sabores que no faltan en ninguna de las barras.

Para los amantes de la naturaleza

Pero si lo que te gusta es encontrarte con los paisajes de la naturaleza, no hay nada mejor que acercarte a Cáceres. En el Valle de Ambroz, el otoño es una fiesta que llena sus bosques con las diferentes tonalidades de sus hojas. Un lugar para relajarse mientras disfrutamos de la magia de la naturaleza, o aprovechar para ir a la búsqueda de las preciadas setas.

Un destino para los que buscan algo original

Finalmente para los que les gusta las cosas diferentes y originales, que mejor lugar para pasar el frío que un desierto. Esto lo tenemos en las Bardenas Reales (Navarra), uno de los destinos menos conocidos pero con unos paisajes de los más curiosos, que parecen traídos de otro planeta. Una experiencia que hay que disfrutar por la noche rodeado de miles de estrellas, algo que desgraciadamente sólo se puede disfrutar en lugares como éste.